Comenzar el proyecto de crear una distribución GNU/Linux es una tarea complicada, pero siempre e incluso si bautizar un LUG es complicado debe ser aún más complicado bautizar una distribución y aún más difícil sus distintas versiones. En general las distribuciones de GNU/Linux tienen nombres llamativos que reflejan a sus autores o que reflejan la región de la cual proceden o simplemente alguna trivialidad o área de desarrollo dentro de la casa que la creó.

Incluso el mismo nombre Linux, se origina en el nombre del creador del kernel: Linus Torvalds, y el prefijo GNU se origina el acrónimo recursivo: "Gnu is Not Unix" creador por Stallman para reflejar que su movimiento se distanciaría del sistema operativo propietario que les cerró el acceso. Pero entrando en materia, tenemos múltiples ejemplos de la creatividad detrás de los nombres; Debian, viene de unir las tres letras del comienzo del nombre de la esposa de Ian Murdock, Deborah y de él mismo para formar la palabra Deb-ian; Ubuntu se origina de una palabra zulú que significa comunidad; Fedora y Red Hat se relacionan con sombreros; SuSe viene del alemán: Software und System-Entwicklung; CentOS significa: Community enterprise Operating System; Knoppix así como su Debian viene del nombre de su creador Klaus Knopper o Kanotix ya que el apodo de su creador era Kano.

Otros nombres son más particulares, como Slackware que significa "la búsqueda del Slack" en relación con una parodia llamada a "iglesia de los subgenios"; Yellow Dog tiene de por sí un nombre particular aunque sin un orígen claro; Mandrake era llamada así por el mago creado por Lee Falk aunque luego de problemas legales se convirtió en Mandriva al fundirse con la distribución brasilera Conectiva y hoy en día tiene una distribución hija llamada Mageia (Magía en griego) que así guardaría relación con aquel mago. Gentoo, es el nombre de una raza de pingüino aunque su logo sea una vaca también, tiene una derivada llamada Sabayon relacionada con un postre hecho de huevos de origen italiano llamado "zabaione". Y Qimo se llama así porque su logo es un esquimal o "eskimo".

También están las regionales, como Canaima de Venezuela la cual se refiere a una región de dicho país; está Linex, que significa LINux EXtremadura, región española esta última para la que fue desarrollada la distribución; está Huayra, distribución argentina con el nombre del dios del viento según el pueblo aymara; también está Trisquel, hecha por la comunidad gallega española y cuyo nombre se basa en el logo celta llamado el triskelion; Ututo, también argentina se refiere a una lagartija propia del país y también está Tuquito de la región de Tucumán en Argentina y nombrada por una luciérnaga de la región; de igual manera es Kalango que se refiere a una lagartija brasilera y aunque no se refiere a un animal, existe Kurumin, distribución brasilera bautizada con la palabra tupí-guaraní para niño haciendo alución a que es una distro para principiantes; así como Dizinha refiriéndose a que es una distribución pequeña y liviana como lo es por ejemplo Feather Linux o Puppy Linux. También hay nombres simples como Arch, definido así por el arco y Crux, definida así simplemente porque sonaba bien. 

Pero a nivel de nombrar las versiones realmente hay tres distribuciones que se llevan el premio en originalidad: Debian que nombra sus distros como personajes de Toy Story, comenzó con Buzz y la próxima testing será Jessie (Ya existió Woody si se lo preguntaban); Ubuntu que maneja nombres de animales y adjetivos de manera alfabética, aunque los primeros fueron Warty Warthog y Hoary Hedgedog a partir de Breezy Badger han mantenido el orden hasta Raring Ringtail; y para cerrar una distribución hija de las dos anteriores: Linux Mint, que nombra sus versiones con nombres de mujeres, comenzó con Ada, y aunque repite letra cuando es una versión adicional de otra (2.0 Bárbara, 2.1 Bea y 2.2 Bianca) han mantenido el orden hasta Olivia que saldrá al final de mayo de 2013.

En fin, nombrar las distribuciones y sus versiones puede ser algo complejo o algo sencillo como Crux, y puede ser algo divertido como los nombres de Fedora o Red Hat que no tienen sentido en sus denominaciones.