Un cachorro de perro de diez años evidentemente ya no es un cachorro, y tal vez ya sea un gran perro maduro en edad otoñal, en el caso de Puppy Linux, el tiempo si lo ha hecho madurar, pero contrario a los caninos de verdad, Puppy Linux se ha hecho más rápido y liviano, aunque que sigue siendo tan pequeño como cuando nació. Si no le es familiar, Puppy Linux, es una de las distribuciones livianas más conocidas y que diez años después nos sigue sorprendiendo con grandes innovaciones.

 

Puppy Linux fue una de esas distribuciones que apareció durante el auge de las distribuciones Live, aquellas distribuciones que nos permitían acercarnos a GNU/Linux, curiosearlo sin afectar el sistema que tuviésemos instalado. Normalmente usado para emergencias, Puppy Linux se volvió en parte una navaja suiza de las áreas de tecnología, pero más allá de quedarse en simplemente ser una distribución Live liviana, ha evolucionado.

Puppy Linux puede iniciar desde dispositivos USB, CDs, tarjetas SD, dispositivos Zip, desde red, desde disquetes de arranque y lógicamente desde discos duros internos. Tiene la capacidad de funcionar simplemente en RAM, permitiendo que el dispositivo utilizado para iniciarlo se pueda retirar e iniciar otros equipos. Tengamos en cuenta que es un sistema operativo con entorno gráfico, así que su desarrollo ha tenido una gran optimización para llegar a este punto.

Puppy Linux cuenta con herramientas para crear dispositivos USB para iniciar el sistema operativo, crear nuevos CDs con Puppy Linux adentro o crear un nuevo Puppy Linux personalizado. Pero aquí también hay una interesante herramienta: Woof. Woof, que vendría siendo como el sonido onomatopéyico del ladrido pero en inglés; es una herramienta que permite crear versiones de Puppy Linux con los paquetes de otras distribuciones, actualmente Woof puede crear imágenes de Puppy Linux con paquetes de Debian, Ubuntu, Slackware, Arch Linux y lógicamente el mismo Puppy.

La mayoría de las distribuciones Live, solo pueden escribir dentro de los dispositivos montados directamente por el usuario; Puppy Linux ha implementado la capacidad de escribir sobre el mismo disco que contiene el sistema operativo, es decir si está corriendo desde un DVD multisesión, Puppy Linux detecta los cambios en la configuración del sistema operativo y crea una nueva sesión que permitirá que estos cambios sean visibles la próxima vez que inicie el disco.

En parte el bajo consumo de recursos de Puppy Linux se basa en sus manejadores de ventanas, actualmente utiliza IceWM, Fluxbox y Enlightenment aunque por omisión utiliza JWM. Esto le permite consumir solo 128 MB de RAM (con solo 8 MB de RAM para el vídeo), es decir que consume menos recursos que Windows XP.

Puppy Linux actualmente está en la versión 5.7, la cual incluye los navegadores Chromium, Midori (Usado para leer archivos de ayuda), y Firefox. Puppy Linux tiene detractores porque el usuario con que se ejecuta es el usuario root, pero del otro lado tiene un gran número de admiradores por permitir rescatar información y porque permite utilizar equipos con hardware viejo y alargarles la vida.

Imagen tomada de: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4b/Banner_logo_Puppy.png