En muchos lados se leen cosas sobre que el escritorio de GNU/Linux ha muerto, sobre que GNU/Linux ya lleva mucho tiempo tratando de derrotar a Windows en los hogares y que esta ha sido una batalla infructuosa debido a que el escritorio no es lo que espera el usuario Windows y que sus constantes cambios no han llevado a nada. Yo no creo que las cosas sean así, así que aquí van mis impresiones.

 

Uso GNU/Linux desde 2004, y he presenciado como ha evolucionado tanto Gnome como KDE e incluso el propio XFCE; de la misma manera he visto que el desdén de los usuarios de Windows hacia GNU/Linux no tiene nada que ver puntualmente con el escritorio sino con otras cosas. GNU/Linux está igual de cerca al usuario que otros sistemas operativos privativos, lo que ocurre es que comercialmente no tiene toda la parafernalia que manejan esos otros sistemas. La comercialización trae consigo la moda, y como diría aquel dicho "la moda no incomoda", así uno puede ver a miles de usuarios sufriendo con los problemas de cada nueva versión de Windows sin ir a quejarse con el fabricante, aunque les cambien el panel de control o la forma en que funciona el explorador de archivos.

De igual manera, Apple construyó su imperio basándose en diseños de hardware que parecen obras de arte y un sistema operativo que dista mucho de lo que es Windows (recordemos que Mac OS es unix-like), pero de la misma manera que Microsoft sabe usar su comercialización, Apple la usa para que el usuario Windows cuando se pase a Mac OS no se queje porque solo hay un clic en el ratón o porque las teclas de función aumentaron, e incluso aunque no pueda usar en Mac OS todo el software que usa en Windows. Aunque la moda persuade a los usuarios de usar Windows, recordemos que la mayoría de los usuarios Windows en Latinoamérica no le dan un centavo a Microsoft por cuenta de lo que en Redmond consideran piratería.

A pesar que Ubuntu ha tenido cierta comercialización, al igual que SuSe y Red Hat ninguno ha llegado al usuario final de esa manera como llegan Microsoft o Apple, entonces pareciese que si el usuario no está a la moda el usar algo si lo incomoda. Igual ocurrió con la llegada de los móviles, RIM convenció a gran parte de Latinoamérica que Blackberry era lo mejor a pesar de sus grandes deficiencias, Apple los conduce como zombies así solo cada versión de iOS sea levemente distinta a la anterior y pues Microsoft aún no convence a nadie. De otro lado, Android (aunque hablaré de el con ciertas reservas) se alió con los fabricantes y la gente empezó a usarlo sin verle inconvenientes. Hoy por hoy se espera la llegada de Firefox OS de la mano de fabricantes y operadores de la misma manera que se espera que llegue Tizen, pero al parecer han comprendido que la pedagogía de acercarse al usuario tristemente no está en las buenas causas sino en la novedad comercial. Las "incomodidades" de GNU/Linux son similares a las de Mac OS con respecto a que es diferente a Windows, pero a pesar de todo en su forma de uso es más similar GNU/Linux a Windows, que el propio Mac OS a Windows; de donde como lo dije anteriormente es cuestión de moda más que de problemas de usabilidad.

De otro lado, se viene diciendo que el escritorio de GNU/Linux está segmentado, refiriéndose al hecho que existen varios gestores de escritorio (KDE, Gnome, XFCE, Enlightment, etc) y que a su vez cada uno tiene sus propios forks, y que ahora Canonical quiere hacer un nuevo servidor gráfico. Realmente hay que entender algo, el FOSS por su propia naturaleza propone la segmentación, y realmente cuando se abandona la segmentación para reagruparse en un proyecto más fuerte es cuando los proyectos hijos de la segmentación creen que es mejor aunar esfuerzos para mejorar la complejidad del software. Revisemos la historia, StarOffice da a luz a OpenOffice del cual nacen varios forks entre ellos LibreOffice y Go-OO, lo cual entonces según algunos sería negativo porque generaría segmentación y el usuario quedaría en la encrucijada de qué suite de oficina elegir, pero de por sí ya existía Calligra y Gnome que también tenía sus programas para oficina propios. Posteriormente Go-OO se une a LibreOffice fortaleciendo a este último y reagrupando lo segmentando, aunque igual este último no creo que tenga intenciones de unirse a Apache Open Office, aunque si es posible que compartan las evoluciones de uno u otro.

Lo interesante del FOSS son las múltiples opciones que existen, es decir en el software privativo no hay tantas opciones y depende de la plataforma en algunas ocasiones que el usuario se someta a lo que hay o a lo que le venden. En el FOSS el usuario puede elegir lo quiere o lo que necesita o probar hasta elegir lo que realmente le agrada, he usado KDE, Enlightment y XFCE antes de terminar de sentirme a gusto con Gnome y actualmente con su Gnome Shell.

Además hay casos que demuestran que la segmentación es mejor que la imposición, por ejemplo, Canonical ( que no es santo de mi devoción) tuvo problemas con Unity, el problema no fue Unity como tal sino que cambiar a otro escritorio distinto de Unity fuera tan complicado, ahora espero que Canonical piense que su nuevo servidor gráfico debe permitir que funcionen los otros escritorios para así garantizar que el usuario pueda elegir.

Hoy por hoy tenemos varios escritorios con varios forks lo que muestra el poder del FOSS y como podemos elegir lo que queremos y no estamos atados a los caprichos de un fabricante; el escritorio de GNU/Linux está más vivo que nunca dándole la opción al usuario que pruebe hasta sentirse a gusto con lo que tiene con o sin botones de inicio y esto es lo que realmente se llama libertad así no venga en una linda caja desde otro país.

  Imagen tomada de http://www.debianart.org/cchost/people/Sergei_Alekseev/Sergei_Alekseev_-_debian-force.jpg