De mis muchos amig@s linuxer@s siempre he oído que se refieren a sus hijos o hijas, como mis pequeños pingüinos; una forma bastante tierna de referirse a los pequeños de la casa que potencialmente y de la mano de sus padres linuxeros terminarán por la senda del Floss (Espero no sonar muy "religioso"). Es evidente (Y hablo desde mi poca experiencia pedagógica) que los niños y niñas pueden adaptarse fácilmente a usar GNU/Linux, y no por el hecho que las interfaces de usuario de GNU/Linux hayan tendido a ser bastante amigables, sino por el hecho que al no haberse enfrascado en la interfaz de Windows, su mente permite explorar y disfrutar de el sistema operativo de Tux.

Como la mayoría saben, desde que en 1991 apareció el kernel de Linux ha ido apareciendo una avalancha de distribuciones con temáticas distintas y con propósitos diferentes; dentro de esos propósitos ha estado el acercar a los niños y niñas a la tecnología y poner en sus manos el conocimiento que implica el Floss. Entre las primeras que se conocieron está Pequelín, pero ya desapareció hace algunos años atrás; hoy por hoy ya existen una amplia gama de distribuciones entre las que incluso hay algunas que no son Floss. Luego de navegar por Internet encontré estas que considero que entre las Floss son las más relevantes del momento:

Edubuntu: Aunque inicialmente necesitaba que Ubuntu estuviese instalado en el equipo, ya no lo necesita y funciona como una distibución autónoma lógicamente basada en Ubuntu. Incluye LTSP lo que permite su implementación en aulas de clase de bajos recursos informáticos. Posee GCompris, Gnone Nanny (Control parental), KDE Edutainment Suite. Viene en Gnome aunque las últimas versiones manejan KDE. 

LinuxKidX: Basada en Slackware y desarrollada en Brasil como un proyecto universitario. Funciona con KDE e incluye KDE Edutainment Suite, Childsplay, OpenOffice y Google Earth.

Sugar: Inicialmente era un entorno de escritorio que funcionaba en varios sistemas operativos y que era distribuido en las laptops XO dentro del programa One Laptop Per Child. Con un concepto vanguardista con respecto a la forma de denominar los objetos que conforman el entorno, Sugar tiene paquetes de actividades muy dulces: Fructuosa y Miel. Escrito en python ha permitido que junto con su licencia GPL obtenga voluntarios a nivel mundial para ampliar el dulce mundo de Sugar. Actualmente con el proyecto "Sugar On a Stick", es posible instalar Sugar como una distribución GNU/Linux funcional o simplemente probarla como en vivo desde el dispositivo USB.

Doudou Linux: De origen francés, y con un nombre tan infantil como todo su contenido. Doudou se refiere en francés a los pequeños osos de felpa o las mantas que los niños abrazan al momento de dormir. Basada en Debian, viene con GCompris, Childsplay, TuxPaint y otras aplicaciones dirigidas a los niños. Su filosofía es la simplicidad para hacer más simple el acceso por parte de los niños, todo esto es palpable en su sitio Web donde de una manera divertida y amena acerca a padres e hijos al mundo de GNU/Linux.

Qimo 4 Kids: Su nombre viene de "eskimo", basada en Xubuntu por lo cual viene con XFCE. Actualmente la comunidad que trabaja con Edubuntu colabora con esta distribución. Viene con GCompris, eToys, TuxPaint y Tuxtyping. Trae un conjunto de juegos, Qimo Games que se planea portar a Edubuntu.

Como se puede observar, no hay excusa para no dejar que los "peques" conozcan de GNU/Linux. Todas estas distribuciones se pueden probar en vivo desde dispositivos USB, DVD o Live CD por lo cual no es obligatorio instalarlas, aunque luego que las conozcan yo creería que el arranque dual se hará necesario.