El Open Source es una herramienta sumamente benéfica para la educación ya sea primaria, secundaria o universitaria. Enterate cómo hacer para que este nuevo recurso llegue hasta allí. 

 

 
El Open Source es un concepto creado en 1998 por profesionales del área de la informática con la finalidad de crear una alternativa de negocios en lo que a los softwares refiere. 
 
Se trata de una nueva modalidad de sistema operativo que, al no tener su código encriptado,permite que sus usuarios modifiquen el programa en base a sus necesidades.  

Hoy en día, empleados de reconocidas empresas - como es el caso de Google - utilizan el software libre para trabajar y realizar tareas. En dicha organización, actualmente se ha creado una variación del sistema operativo Ubuntu, un sistema abierto llamado Goobuntu, que es utilizado por más de la mitad de los empleados.

Sin embargo, existe un rubro donde el Open Source también puede ser útil y nadie parece haberlo notado antes: la educación.

Una institución educativa que desee facilitar el contacto entre alumnos y profesores, puede desarrollar un programa, utilizando el Open Source, para instalarlo en sus computadoras.

Con este recurso, los jóvenes pueden elaborar programas que los ayuden a tener una mejor experiencia en el aprendizaje, ya que además de desarrollar la creatividad de los estudiantes, puede enseñarles a lidiar con códigos de programación, que pueden ser un conocimiento útil para sus vidas profesionales.

Además de ser algo positivo para los alumnos y profesores, el código abierto también tiene el poder de disminuir los gastos de soporte técnico y licencias de programas pagos, ya que estos pueden ser desarrollados por los propios estudiantes.

Debemos tener en cuenta que, para implementar el uso de softwares libres en las escuelas es preciso considerar los siguientes cuatro aspectos.

1. El cambio de sistemas cerrados a sistemas abiertos, debe tener un propósito.

2. Ir despacio. Adherirse al Open Source no es una tarea fácil, por lo tanto es fundamental ir implementando las modificaciones de a poco.

3. Los profesores y administradores deben conocer bien todas las herramientas antes de presentárselas a los alumnos.

4. Antes de realizar la implementación definitiva, deben realizarse algunas pruebas con algunos alumnos y ver si el proyecto puede funcionar realmente.

Siempre y cuando estemos atentos a estos cuatro puntos, la experiencia del cambio al Open Source puede convertirse en algo verdaderamente beneficioso.
 
Tomado de: