Internet fue concebido originalmente como una red militar que pronto se convirtió en una red interuniversitaria; luego creció y se convirtió en lo que es ahora, un gran mundo virtual dentro del gran mundo real. De igual manera como la imprenta que revolucionó su época y fue un factor catalizador en los cambios intelectuales, económicos y sociales; Internet ha tenido un efecto similar, y se ha convertido en el medio de expresión de muchas voces, lo que ha facilitado ampliar el espectro de opciones en todos los sentidos de la vida diaria y ha permitido que el conocimiento fluya por las redes como cuando la imprenta acercó los libros a las mayorías.

 

Aunque es evidente la neutralidad política que tiene el grupo, si hemos tomado posición en cuestiones que afectan las libertades a través de Internet o que vulneren las libertades de l@s usuari@s, de tal forma que apoyamos las campañas de ese tipo realizadas por la FSF y estuvimos en favor de evitar la aprobación de las leyes SOPA y ACTA en Estados Unidos así como en nuestro país con la lucha para evitar que se aprueben las distintas versiones de  la ley Lleras.

Hoy por hoy, el panorama requiere que nuevamente expresemos nuestra posición al respecto de la vulneración de las libertades; y luego del gran escándalo mundial por el proyecto PRISM de Estados Unidos en el cual somos directos afectados de un proceso sistemático en el cual nuestras opiniones fueron objeto de espionaje a través de medios que considerabámos respetuosos de lo que escribíamos allí y que a través de acuerdos y políticas de privacidad nos hicieron creer que esa información privada nunca sería pública.

Sabemos que el centro del negocio de los buscadores y muchas de las empresas de Internet es nuestra información, y aunque ya era incómodo que la sirvieran en bandeja de plata para vendernos mercancías, la visión que tenemos de dichas empresas ha tenido un giro bastante agresivo al saber que desde 2001 venían entregando nuestros datos a un estado con el propósito de indagar sobre presunciones.  Aunque a lo anterior, la frase "él que nada debe nada teme" podría salir en defensa de estas corporaciones no por no temer los estados deben saber de que hablo con mis amig@s salvo que haya un hecho judicial que lo amerite.

Pero así como SOPA, ACTA, Sinde y Hadopi empezaron a controlar lo que se descargaba en Europa y Estados Unidos, y en nuestro país se quisieron implementar medidas similares como la ley Lleras; actualmente se cierne sobre nosotros un PRISM a la colombiana llamado PUMA (Plataforma Unificada de Monitoreo y Análisis) que de igual manera que PRISM vulnerará nuestra privacidad y nuestras libertades al momento de navegar por Internet.

Esperamos que así como hoy el debate está servido en torno a lo poco ético que es y fue PRISM con las personas a nivel mundial, nuestro gobierno se de cuenta que PUMA es igual de poco ético y de irrespetuoso con nuestros derechos. Por nuestra parte manifestamos nuestro desacuerdo con estas medidas y recomendamos visitar este sitio para mostrarle a los estados que una de nuestras libertades fundamentales es la privacidad.

Imagen tomada de: http://www.flickr.com/photos/52602528@N05/6309964861/lightbox/