La mayoría de personas que siempre han estado encerradas y que solo ven el mundo que las "ventanas" le dejan ver, normalmente preguntan, ¿qué hace especial al sistema operativo del pingüino? Trataré de explicar que hace a un pingüino mucho mejor que cualquier ventana. claro sin entrar en muchos tecnicismos.

Sistema de archivos:  La mayoría de distribuciones GNU/Linux manejan varios sistemas de archivos (ext2, ext3, ext4, XFS, JFS, etc) todos estos manejando características que los hacen menos susceptibles a pérdidas de información, muy diferente de los problemas comunes que se presentan con sistemas de archivos como NTFS y el clásico FAT32 que usan Windows.

Virus: Aunque es posible que existan amenazas en GNU/Linux, como lo son los rootkits y hoy por hoy lo que conocemos como el malware. GNU/Linux es menos vulnerable ya que su asignación de permisos tipo Unix impide las ejecuciones de programas sin control que si ocurre en Windows.

Sin ataduras al escritorio: Una de las grandes desventajas de Windows es que hay colapsar algún programa es altamente probable que colapse el famoso explorer.exe e incluso que se lleve a su paso al entorno gráfico. Windows depende directamente de su entorno gráfico, por lo cual solo queda la muy conocida Ctrl + Alt + Supr. Para GNU/Linux existe una clara separación entre las terminales y el entorno gráfico, por lo cual simplemente basta con saltar con Ctrl + F1 o 6, para entrar a una terminal y buscar al causante de los problemas y simplemente detenerlo.

Alertas de verdad: A pesar que Windows tiene un sistema de logs que registran muchas cosas, dicho sistema se queda corto la mayoría de las veces por lo cual tratar de descifrar un error se hace casi imposible. Del lado de GNU/Linux aunque las distribuciones varían en su forma de registrar eventos y errores es posible rastrear quien o que es el causante de algún problema.

Actualizaciones sin largas esperas: Cada GNU/Linux tiene su forma de actualizarse, pero todos tienen en común que se actualizan mientras el sistema está andando y solo si es necesario solicitan un reinicio. Para el caso de Windows, no hay nada como esa molesta espera mientras el sistema instala cientos de actualizaciones que desconocemos (Ya que de paso no dice que está actualizando) y de paso perder nuestro tiempo ya que el sistema no te deja hacer más.

Seguridad: Aunque actualmente existe el famoso usuario Administrador de Windows, no existen restricciones sobre este para muchas cosas, mientras que el root incluso no puede iniciar sesión en modo gráfico; haciendo más seguro a GNU/Linux. De otro lado, aunque es claro que todo software tiene vulnerabilidades, es más proactiva una comunidad construyendo software que un grupo de programadores vinculados a una empresa privada.

Memoria: Los sistemas GNU/Linux pueden durar encendidos días y días sin ningún problema. Su manejo de la memoria impide que esta se degrade por lo cual llegue un momento en que sea requerido el reinicio. Adicional a eso, como usa un área de intercambio fija y permanente la paginación no está restringida al espacio en disco libre, cuestión que siempre ha sido ( y sigue siendo) un gran problema en Windows.

Deterioro: Un sistema GNU/Linux tiene una vida útil mucho más extensa que un sistema Windows. El sistema Windows se tiende a deteriorar aunque se limpien temporales y se limpie el registro, es como si la instalación y el uso del mismo lo hiciese menos utilizable, ahora si el sistema es usado por usuarios finales, su vida útil se reduce aún más; ya que su libertad de instalación hace que el registro se enloquezca hasta que colapse.

En fin, luego ya de un largo tiempo usando GNU/Linux soy un total convencido que es hora de abrir la ventana y salir del software privativo y dejarse morder por los pingüinos.