Alguna vez probe KOffice así como he probado Abiword, lo que recientemente he notado es que desde 2010, KOffice ha evolucionado a una suite de oficina bastante robusta y completa que se conoce como Calligra, una alternativa más para buscar que los formatos documentales sean abiertos.

Pues Gnome me conquistó hace mucho tiempo, desde que usaba Red Hat; aunque KDE me coqueteaba con su K3B y su Amarok; Gnome fue el entorno que me logró convencer. Pero como el mundo del Floss cambia día a día ofreciéndonos nuevas opciones; he notado que KDE ha mejorado considerablemente con cuestiones como el KDE Plasma y desde 2010 con Calligra.

Calligra, viene a acompañar a LibreOffice y Apache OpenOffice en la carrera por demostrar que no se debe atar al usuario a formatos propietarios, ya que Calligra al igual que sus otras dos suites compañeras maneja el ODF como formato por omisión. Calligra también permite que los usuarios se vayan adaptando a ella, facilitándoles el trabajo con esos molestos formatos propietarios, lo cual permite su fácil implementación a nivel de oficinas.

Calligra, de otro lado agrupa un conjunto de aplicaciones que lo hacen más completo que LibreOffice y Apache OpenOffice, ya que trae:

- Plan : Un manejador de proyectos y diagramas de Gantt.

- BrainDump : Una herramienta para tomar notas y hacer mapas mentales.

- Flow : Una herramienta para hacer diagramas de flujo.

- Karbon : Una herramienta para edición de gráficos vectoriales.

- Krita : Un editor de imágenes.

- Author : Un creador de e-books.

Lógicamente también tiene un procesador de textos (Words), una hoja de cálculo (Sheets), una pequeña base de datos (Kexi) y una herramienta para realizar presentaciones (Stage). Calligra, es multiplataforma funciona sobre Windows, GNU/Linux, Haiku, FreeBSD, OS X y ya existe una versión para Android. Adicionalmente viene en las tablets que vienen con KDE Plasma.

Calligra, amplia así el abanico de opciones que nos ofrece el Floss para trabajar en la oficina y dejar de depender del software propietario.