En medio de la manifestación contra la vigilancia masiva sobre Internet, hemos estado revisando herramientas que nos faciliten un acceso que garantice nuestra privacidad. Gracias al sitio prism-break.org, encontramos una distribución Live que nos sirve perfectamente para esta tarea, esta distro se llama Tails.

 

Desde hace ya un tiempo existe una red que permite una navegación segura, dicha red es conocida como red Tor; en esta red gracias a una intrincada maraña de servidores proxy es posible navegar sin que la dirección IP de nuestro equipo sea detectada, ya que gracias a esta dirección es que los ISP (Internet Service Provider) pueden conocer todos nuestros movimientos y en el caso de las herramientas de vigilancia, con este número pueden leer y conocer todo lo que intercambiamos con otras personas a través de la red.

Esta red viene garantizando la privacidad de muchas personas alrededor del mundo, y Tails la ha integrado a una de nuestras distribuciones favoritas: Debian; además de compactar todo esto en un sistema operativo Live que es posible ejecutarlo desde un dispositivo de almacenamiento USB, una tarjeta SD o un DVD, permitiendo que de paso podamos garantizar nuestra privacidad en todas partes. El título de un Debian con olor a cebolla, es debido a que el logo de la red Tor es una cebolla.

Su lema es bien interesante: El sistema Live incógnito amnésico; y esto no solo lo garantizan con Tor, sino a través del uso de LUKS (Linux Unified Key Setup), una herramienta estándar de GNU/Linux para encriptación de discos duros y dispositivos de almacenamiento USB. Adicionalmente utiliza la HTTPS Everywhere, la extensión desarrollada por la Electronico Frontier Foundation y que permite que Firefox encripte con HTTPS todas sus comunicaciones Web.

Integra también OpenPGP, dentro del Nautilus, los editores de texto y los clientes de correo para garantizar que sus correos viajen encriptados; así como encripta sus conversaciones de mensajería instantánea usando OTR+. Adicionalmente garantiza un borrado seguro de sus archivos utilizando Nautilus Wipe. En resumen, cumple a cabalidad con su lema; ya que todo lo que transmite se hace a través de canales seguros y de manera encriptada; y de todas las acciones realizadas tampoco quedan rastros por el hecho de ser un sistema Live y por sus borrados seguros.

Esperemos, que la vigilancia masiva ceda para que no se vuelva una necesidad extrema tener que utilizar herramientas como Tails, que por el momento se convierte en una gran alternativa para evitar una invasión a nuestra privacidad.

Imagen tomada del sitio de Tails