Las unidades USB han sido un gran paso para el transporte de información, aún a pesar de su reducido tamaño inicialmente tenían más capacidad que cualquier disco flexible además que podían escribirse más fácilmente que si usásemos un disco compacto reescribible. Pero lastimosamente quedaron con un rezago que las ha hecho vulnerables desde su aparición: La tabla de asignación de archivos, que en su caso es bastante frágil, la conocida FAT32 de Windows.

 

Aunque podríamos formatear una unidad USB usando una tabla de asignación de archivos que manejase journaling es evidente que eso haría que nuestra información solo fuése visible en GNU/Linux, aunque eso tendría una consecuencia positiva que sería hacer que más personas usasen GNU/Linux es evidente que aún no está tan cercano ese día. El principal problema del FAT32 es que es bastante vulnerable a los cambios de energía o al desmonte del dispositivo en caliente, una de las características poderosas de las unidades USB que normalmente van de un puerto USB a otro.

Al ser tan frágil, la partición se daña y aunque para los sistemas operativos no se vea nada, los archivos aún están ahí; el problema es rescatarlos. Buscando me encontré está muy buena guía la cual me sirvió para recuperar los archivos del dispositivo. La guía indica que normalmente se puede utilizar photorec del paquete testdisk, estos en alguna ocasión los había utilizado con éxito, pero como pensé que este sería un caso extremo seguí la guía al punto donde tocaba explorar las cosas de otra manera.

Primero, para garantizar que no dañemos el dispositivo, se sugiere hacer una imagen del contenido del dispositivo aquí es donde hace su aparición la herramienta ddrescue que en el caso de Debian se puede instalar al instalar el paquete gddrescue. El comando se debe ejecutar de la siguiente manera:

ddrescue -d /dev/[dispositivo al que necesitamos sacarle imagen] [nombre del archivo de imagen] [nombre del archivo log].log

Mientras se desarrolla el proceso, el comando irá indicando que tamaño del dispositivo ha examinado para terminar de generar la imagen. Al concluir este proceso se puede trabajar con esta para extraer los archivos que están en el dispositivo y que ahora están en la imagen, para realizar esta acción nos podemos valer de la herramienta foremost, la cual ejecutaremos de la siguiente manera:

foremost -vqT [archivo de imagen]

El comando irá listando los distintos archivos encontrados dentro de la imagen, y los clasificará de acuerdo al tipo; todo esto lo hará en un directorio nombrado con la fecha y hora del momento de comienzo de la acción, dentro del directorio creará un directorio para cada tipo de archivo que encuentre. Por obvias razones es complicado reconstruir la estructura de directorios original, así que por esto el programa genera una estructura basada en los tipos de archivo, los cuales no serán nombrados como lo estaban originalmente sino de acuerdo a una secuencia numérica. Al final quizás no sea la estructura original que teníamos en el dispositivo pero realmente el poder salvar la información así luego debamos renombrar los archivos es una gran ayuda y un respiro teniendo en cuenta el valor de la información que tengamos guardada.

Imagen tomada de : http://www.pillateunlinux.com/distribuciones-para-tu-pendrive/

Fuente de  la información: http://www.clopezsandez.com/2011/01/recuperacion-de-datos-en-una-unidad-usb.html